Fotos: Boris Leiva Padrón
Laura Álvarez Sánchez
0 Comentarios
Fuente
Boris Leiva Padrón (Fotos)

 

Con la participación de reconocidos decanos de universidades nacionales y foráneas así como del prestigio Dr. Francesc Pedró, director de la IESALC (Institución Internacional de la UNESCO para la Educación Superior en América Latina y el Caribe), sesionó, durante la tarde de este 12 de febrero, el Foro de Concertación y Seguimineto de la CRES, Conferencia Regional de Educación Superior, como parte de las actividades que confluyen en la celebración de Universidad 2020.

 

Una mirada crítica a la historia de las conferencias caracterizada por el énfasis en las intervenciones de gobiernos imperialistas, las irrupciones en los sistemas educacionales de Latinoamérica y el Caribe a la vez que en el contexto actual se busca un vínculo más sólido entre las academias y la sociedad con amplios perfiles, relaciones integradoras con las empresas y la enseñanza de nuevos idiomas, fungieron como ejes del encuentro.

 

Desde rectorados de países del área llegaron felicitaciones a la también presente Miriam Alpízar Santana, Viceministra del Ministerio de Educación Superior, por la buena gestión y los resultados del sistema educacional cubano, poseedor de amplio reconocimiento internacional. Por otra parte, las autoridades de casas de altos estudios de Uruguay, Argentina, Panamá y Colombia expusieron su actuar y el contexto social que frena el desarrollo universitario en estos países.

 

La agenda de desarrollo 2030 de la UNESCO no es un tema ausente en el diálogo de las comisiones, sino que en cada cita es retomada con nuevas aristas y planes para cumplir con la mayor parte de sus misiones. «Es necesario recordar que la agenda necesita de nosotros, no solo de gobiernos e instituciones», expresó Pedró.

 

Como representación nacional estuvieron presentes la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI) y la Universidad de Oriente. De la primera, su rector, Walter Baluja García informó sobre el impacto en una sociedad que busca ser cada vez más informatizada y acorde con los tiempos actuales. También insistió en proyectos futuros capaces de favorecer a jóvenes y adultos vinculados con las tecnologías con el conocimiento de software de sus estudiantes, quienes ya tienen en el mercado un conjunto de aplicaciones.

 

A pesar de las dificultades enfrentadas por el país debido al Bloqueo comercial y financiero sostenido por los Estados Unidos, la UCI se propone cumplir con su papel social ya que, al decir de Baluja García, «una universidad que sale de la sociedad, se debe a ella».

 

Por su parte, la Universidad de Oriente busca responder a las principales carencias del país, por ende desarrolla proyectos de empleo e investigación para enfrentar las problemáticas que emergen. Con énfasis en ejes temáticos medulares para la sociedad, como el turismo, la industria electrónica y las telecomunicaciones, la academia forma a profesionales en intercambio constante con los centros de trabajo a los cuales pertenecerán. Entre los principales objetivos expuestos por su rectora, Diana Sedal, está consolidar convenios entre los centros de desempeño laboral y los estudiantes, realizar materiales exportables y sustituir importaciones con un máximo de eficiencia.

Deje su comentario